DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER Y LA NIÑA EN LA CIENCIA.

Compartir:

Los niños y niñas constituyen durante los primeros años de escolaridad su relación con las disciplinas tecnológicas y cómo inciden los estereotipos y sesgos de género.

Lamentablemente, es muy triste que a día de hoy en el 2021 los padres, docentes, la sociedad en general todavía entienda que estas carreras que estamos viendo que son el futuro, crean que tienen mejor rendimiento los varones.

Tenemos la obligación de romper con estos sesgos, y de igual el acercamiento a la ciencia a las niñas, son las mujeres del futuro … las científicas, investigadoras, matemáticas, informáticas, ingenieras, etc …

Tratemos de poner fin a los prejuicios, a aumentar la inversión en educación y mejorar las perspectivas profesionales de las investigadoras. Por que los sesgos comienzan en el colegio, alimentados por viejos clichés.

La preocupación por el escaso numero de mujeres en las carreras profesionales relacionadas con ciencia, tecnología, energía y matemáticas es un tema recurrente como podemos ver, ya que tenemos escasez de Talento Femenino en esos sectores en el mundo laboral.

Por lo tanto, desde la infancia, el desarrollo de estas competencias es clave para motivar el interés y la participación de las niñas, para lograr que elijan estas profesiones en el futuro.

 

Los niños y niñas asocian estas disciplinas de la ciencia con actividades determinadas y no con profesionales. Es decir, vinculan a la ciencia con los experimentos en laboratorios, a la tecnología con ordenadores, a la ingeniería con la construcción, y a las matemáticas con la docencia. Esto es un gran error, ya que no ven la infinidad de profesiones que puede tener una matemática y lo que puede aportar al desarrollo de la sociedad a parte de ser docente.

Como sociedad comprometida, debemos de estimular a las niñas. Alentar a nuestros hij@s a seguir sus gustos, sin importar que la carrera elegida está asociada al mundo masculino en el caso de las mujeres o al femenino en el caso de los varones. Realmente es muy llamativo como podemos encontrar estos sesgos en las propias aulas de las facultades, y como los alumnos mismos crean carreras de chicos y carreras de chicas. Si acudimos a la facultad de ciencias tecnológicas, el 90% de un aula son varones! Realmente asombroso, y triste a la vez. Estamos fallando en algo, en lo más importante, en la educación.