¿Qué es un accidente de trabajo?

Para saber si un determinado accidente se puede considerar como accidente laboral o no hay que fijarse en su normativa, es decir, en el artículo 156 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Según la legislación, se considera un accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena. Por tanto, se entiende que el trabajador sufrirá un accidente de trabajo cuando tiene un accidente desarrollando su actividad laboral.

Se puede concluir que para que exista un accidente de trabajo es necesario que la lesión producida sea consecuencia directa o indirecta del trabajo. Todo lo que no cumpla esta condición se considerará accidente común. Casos que no se reconocen como accidente laboral.

Existen ciertos supuestos en los que aunque el trabajador tenga un accidente trabajando no se considerará accidente laboral, y son los siguientes:

Cuando ocurra por fuerza mayor y por causas ajenas al trabajo, como por ejemplo los fenómenos naturales de un tornado o un terremoto. Pero si el trabajador ejerce su puesto de trabajo al aire libre y sufre una insolación si se consideraría accidente de trabajo.

En el caso de que sea causado por terceras personas ajenas a la empresa.

Si se produce porque el trabajador no ha cumplido con las normas de seguridad de la empresa, siempre y cuando ésta le haya informado bien sobre estas normas.

• Cuando el trabajador lo haya provocado intencionadamente, con mala fe.

Cuando el accidente sea calificado como “no laboral” y el trabajador no esté conforme, puede presentar una reclamación en las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Tipos de accidentes laborales:

A pesar de que ya sabes cuando un accidente puede ser considerado laboral, pueden darse ciertos casos en los que te pueden surgir dudas. Para que no tengas ninguna confusión, voy a decirte que situaciones si están calificadas como accidente laboral.

Serán accidentes de trabajo:

Los ocurridos en el lugar y tiempo de trabajo, son los más frecuentes.

• Se producen cuando el trabajador se desplaza de su casa a su puesto de trabajo y viceversa. Estos son los llamados accidentes “in itinere”

• Aquellos que se producen cuando un trabajador tiene que desplazarse fuera del centro de trabajo para realizar una actividad laboral. Son los llamados accidentes “de misión”.

• Los que suceden desarrollando funciones de carácter sindical o cuando se producen al desplazarse para realizarlas.

• Los ocasionados cuando el trabajador está desarrollando tareas que no le son propias de su categoría profesional pero han sido ordenadas por su superior.

• Al producirse haciendo labores de salvamento siempre y cuando tengan que ver con el trabajo.

• Cuando se da el caso de que el trabajador enferme debido al trabajo que realiza, siempre que aún no esté catalogada esta enfermedad como profesional.

Al agravarse una enfermedad, que ya tenía el trabajador, por culpa del accidente ocurrido en la empresa.

En los casos de producirse un infarto, ictus, o hemorragias cerebrales como consecuencia directa del trabajo desempeñado por el trabajador.

• Y también se considerará accidente laboral los que sean consecuencia de los delitos ocasionados por el empresario, compañeros de trabajo, o por cualquier persona vinculada a la empresa.

Además, debes de tener en cuenta que las lesiones producidas por un accidente de trabajo no solo pueden ser físicas como un corte o una caída, también pueden ser psíquicas como la ansiedad o el estrés que pueden provocar a veces enfermedades digestivas, de piel, de tipo cardiovascular, o incluso la falta de atención en el puesto de trabajo.

Quién está protegido ante un accidente en el trabajo:

Estarán protegidos aquellos trabajadores por cuenta ajena que sufran un accidente de trabajo a pesar de que no estén dados de alta por parte de la empresa en la seguridad social, y aunque tampoco hayan cotizado previamente.

Todo trabajador de una empresa que sufra una accidente desarrollando su actividad laboral tiene derecho a recibir asistencia sanitaria. También los trabajadores autónomos están protegidos en caso de sufrir un accidente laboral, porque están obligados actualmente a cotizar por contingencias profesionales.