La precariedad laboral del sector «comida a domicilio»

Ahora vivimos en un momento tecnológico en el que podemos pedir comida a través de una APP del móvil, de cualquier restaurante que este a un radio de 5km de donde nos encontramos y que nos la envíen a casa, al trabajo, o donde nos apetezca recién hecha sin necesidad de ir a por ella. 

Es muy divertido, por que podemos incluso hacer seguimiento de por donde se encuentra nuestro pedido, de por que calles circula o que paradas hace antes de llegar a nuestro domicilio.

Es moderno, práctico y económico, ¿parece ideal, no? Lo que no vemos detrás es que estas empresas de transporte de alimentación al instante han creado un nuevo gremio, un nuevo sector laboral, que esta muy bien la creación de nuevos puestos de trabajo inexistentes hace una década, pero que deben de estar regulados, deben de tener un convenio colectivo que reconozca sus derechos como trabajadores. 

La imagen que nos da es que habitualmente llega una persona estresada, y nos entrega la comida deprisa y corriendo por que tiene más repartos que hacer. Lo que no vemos es que esta persona no tiene sus derechos como trabajador sobre la mesa, que esta siendo explotado laboralmente, y se encuentra en condiciones de precariedad. Que no le pagan una Seguridad Social, y está trabajando como falso autónomo, ya que esa empresa que nosotros contratamos para que nos traiga los productos a nuestra oficina o nuestra casa, no le reconoce sus días de vacaciones, ni jornadas de trabajo de 8 horas diarias. Son personas que tienen que trabajar más de 12 horas diarias para llegar a un mínimo de envíos diarios y así poder percibir el Salario Mínimo Interprofesional, a lo que tengo que añadir .. «menos mal que lo han subido». Además de tener que aportar ellos mismos sus herramientas de trabajo, sabemos que algunos van en bicicleta, otros en moto, y hasta en patinete, también los podemos encontrar transportandose en el metro de grandes ciudades.

Sería demasiado pedir que no colaboréis con esta explotación al trabajador. Debemos de lograr que este gremio este reconocido y deje de estar en precariedad e infravalorado, se supone que la creación de los nuevos puestos de trabajo que van a surgir en la Tercera Revolución Industrial, La Tecnológica, deben de ser para bien y ofrecer calidad a sus empleados, no volver a llevarlos a la explotación de los egipcios.

Os dejo un video muy interesante aquí abajo.