EL PARO DEVALÚA A LOS CANDIDATOS.

Lamentablemente, cuando en un proceso selectivo se presenta una persona que se encuentra en situación de desempleo, SALTAN LAS ALARMAS, lo primero es cuestionarse por qué. Pues por muchas cosas … según el sector. Unos por juniors no han tenido todavía la oportunidad laboral digna que se merecen, otros por que no han aprovechado bien el tiempo y se han distraído en vez de crearse una buena trayectoria profesional, otros por que el problema han sido ellos en su anterior empresa, y otros por qué no, EL PROBLEMA HA SIDO LA EMPRESA, ¡esta opción también existe! Ser empresa o jefe no significa ser perfecto.

La tendencia devaluar a un candidato que se encuentra en desempleo, a pensar que los mejores perfiles ya se encuentran en activo, ( no comparto esta opinión, cuántos de vosotros que ahora estáis leyendo este articulo estáis pensando en ese compañero que se escaquea todo lo que puede, que alarga los almuerzos, y que evade las responsabilidades del puesto de trabajo y vosotros u otro compañero veis como se saca el trabajo que le corresponde a otra persona, y aún es lo suficientemente inteligente como para irse de rositas).

Las empresas valoran más positivamente a un candidato que está en activo, creen tener más garantías de productividad, compañerismo y encaje en la organización.

Es muy importante tener en cuenta el contexto por la que la persona se ha quedado en situación de desempleo, no siempre es “por qué algo pasa con esa persona”, lamentablemente estamos en un momento laboral muy complicado y precario.

Y nos podemos encontrar con empresas que abusan de la situación de necesidad de estas personas desempleadas que desean reincorporarse en el mundo laboral; unas con escasa experiencia, otros parados de larga duración, otros que van de contrato temporal en contrato temporal, cada uno con su situación particular … y ver como se les ofrecen unas condiciones laborales peores a lo que ofrece el mercado, porque están en situación de NECESIDAD de incorporación, y se ven forzados a aceptar condiciones PRECARIAS. Un contrato basura, un salario inferior al mercado, y un horario que no permite compaginar su trabajo con su vida personal.

En cambio, cuando un candidato está en activo, si se encuentra en una situación más favorable, tiene mejores cartas para negociar un cambio y unas mejores condiciones laborales.

Las personas que se encuentran en desempleo, y en búsqueda activa, no es una situación voluntaria, y muchas de ellas emplean ese tiempo para seguir formándose, para reciclarse, aprender nuevos conocimientos que les ayude a ser mejores profesionales, a potenciar sus habilidades, con la esperanza de retomar su actividad en unas condiciones de calidad.