Firmar un contrato de trabajo.

Cuando nos encontramos ante una nueva empresa, un nuevo puesto de trabajo, ya nos han enviado el precontrato (esa formalización del acuerdo verbal de las condiciones, que nos dan la seguridad, la confianza de poder causar una baja voluntaria en nuestra empresa, para realizar ese cambio que tanto estábamos deseando), viene el CONTRATO DE TRABAJO.

El contrato de trabajo es una manera legal de recoger y formalizar todas nuestras condiciones laborales, realmente, todo lo que no esté recogido ahí … poco vamos a poder reclamar después … Quiero decir, que si nos prometen unos incentivos en función de objetivos, como no esté recogido en contrato, dependeremos de la buena fe de nuestro jefe para cobrar ese incentivo. O si nos prometen un variable, más de lo mismo … y el tema se puede complicar si decidimos abandonar la empresa y los objetivos o las variables supongamos que son trimestrales o semestrales, nos encontramos en una situación que no podemos demostrar nada, por consiguiente, no podemos reclamar nada.

No van a dejar de querer que nos incorporemos con ellos, por proponer de buena manera, que todo esto se recoja en el contrato, sino para mi opinión es empezar de mala manera, con altas probabilidades de una extinción de relación laboral, poco satisfactoria.

¿CUÁNDO SE FIRMA EL CONTRATO DE TRABAJO?

Lo idílico sería firmar el contrato de trabajo antes de empezar la relación laboral, la REALIDAD, es que en muchas ocasiones eso no es así, por diferentes motivos, habitualmente, por tiempo, horarios difíciles de encajar entre la persona Responsable de RRHH y el trabajador, distancia entre centros de trabajo, etc…

Con lo que debemos de quedarnos que es un factor IMPRESCINDIBLE, es que nos den de alta en la Seguridad Social, ahora los nuevos sistemas electrónicos, nos envían un SMS al móvil indicándonos cuando somos dados de ALTA o de BAJA por una empresa.

PROCEDIMIENTO CORRECTO PARA LA FIRMA DEL CONTRATO:

Cuando nos disponemos a firmar nuestro contrato de trabajo, lo correcto, sería que nos dejaran unos minutos para poder leer y revisar todas las cláusulas, no debemos de sentirnos presionados, ni de pensar que pararte a leer esto es desconfiar de la empresa, debería de ser algo natural y normalizado, ya que ahí se recogen datos de gran valor para nuestras condiciones laborales en una organización en la que probablemente pasemos una larga etapa de nuestra carrera profesional.

No hay que dudar en ningún momento, por preguntar dudas, por si algo esta pendiente de recoger y se ha acordado de manera verbal, solicitar que se recoja por escrito.

PLAZO PARA LA FIRMA DEL CONTRATO:

Antes de hablar de plazos, en cuanto a las firmas de contratos decir que de hace unos años atrás a ahora, alrededor de cinco años, esta muy de moda las firmas electrónicas, con certificados digitales, SMS y código de claves, a mi personalmente es la opción que más me gusta, la encuentro la más ágil, y la más eficiente, nos olvidamos de problemas de distancia con la persona que se incorpora y el Responsable de RRHH, ya que se puede firmar el contrato

cómodamente desde cualquier lugar, y la empresa lo recibe de manera electrónica, junto con toda la documentación necesaria como puede ser el modelo 145 o los datos del trabajador.

La empresa debe de tener en cuenta, que legalmente el plazo que la ley prevé como plazo máximo de firma del contrato, si no quiere ser la empresa sancionada, deberá ser de 15 días desde el inicio de la actividad laboral.

En casos de contratos por obra o servicio o contratos temporales con una duración inferior a los 30 días, este plazo se reduce hasta los 5 días. Y por supuesto, el contrato laboral, aunque sea emitido más tarde, siempre debe reflejar la fecha real del inicio de la actividad laboral.