Transparencia Empresarial Retribución y Ascensos

La transparencia empresarial sirve para crear confianza con tus empleados, la vía de la transparencia es la comunicación, por lo que hay que potenciar el sistema comunicativo de la empresa tanto de manera interna como de manera externa.

Desde el departamento de Recursos Humanos, podemos vernos comprometidos en prácticas poco transparentes, incluso vernos obligados a ser cómplices de proyectos poco transparentes.

Un procedimiento habitual es el “ascenso de libre asignación”, hay empresas que nos dan una imagen de crecimiento profesional, de plan de carreras, de transparencia, pero a la hora de la verdad, y sin saber porqué, ni como… el ascenso se lo ha llevado el amigo del jefe.

En algunas ocasiones vemos que la empresa hace muy bien su “paripé”, donde participan todos los candidatos que se postulan para la vacante, pero como se diría… “El pescado ya está vendido”, y en otras ocasiones, con menos discreción directamente surge un nombre y es impuesto al resto del equipo.

Son situaciones desagradables, tanto para los empleados de la organización, que ven que están sumergidos en una mentira de sentimiento corporativo, y sus expectativas de crecimiento empiezan a verse frustradas, así que es muy probable que ese trabajador cualificado y válido, empiece a replantearse ofrecerle su talento a otra empresa con mayor compromiso con los empleados. Como si formas parte del departamento de Recursos Humanos, de verte implicado en esta situación tan desagradable.

La falta de transparencia no solamente se tiene en los ascensos, sino también en la retribución salarial al trabajador.

Estoy de acuerdo que el salario primeramente es una negociación con el trabajador, donde se le pone un valor económico a un talento, a un puesto de trabajo y a unas funciones a desempeñar, pero si una empresa está orgullosa de cómo retribuye a su plantilla, no tiene nada que ocultar.

Los salarios no deberían de ser tabú en la organización, ni el salario del CEO ni del auxiliar ayudante de categoría subcero, esto en muchas ocasiones crea un mal clima laboral.

Con estas prácticas tan cavernícolas una organización no puede vender un plan de carreras que después no cumple, fijar metas a los empleados, solicitar requisitos para ascensos, cuando después nada es tenido en cuenta.