Píldora de motivación laboral

Como en la época de las batallas romanas, un líder debe de motivar a su equipo todos los días.

Trabajadores más felices es sinónimo de trabajadores más productivos.

El trabajo nos hace sentir útiles, productivos, y detrás de cada trabajador hay una persona, con motivaciones, emociones, y valores.

Tener un buen líder, sentirse motivado, con proyectos atractivos en nuestro puesto de trabajo, tener autonomía, sentirse motivado, tener responsabilidades, sentirse eficaz, integrado en el equipo, objetivos claros, son los componentes de una buena dosis de motivación laboral.

En contra partida, podemos encontrar desmotivante en nuestro trabajo, tener a un líder torpe, una remuneración más baja que en el mercado, falta de formación, problemas laborales continuamente, situaciones de estrés, sentimiento de control excesivo…

Al equipo, o al empleado hay que motivarlo, con feedback, transparencia, sentimiento de pertenencia, participación,… En definitiva, siendo uno más del equipo y haciendo a los trabajadores parte de ese equipo que es la empresa.

La responsabilidad de un mando intermedio es motivar a su equipo de trabajo, y si no lo consigue y tiene a un equipo desmotivado, es que no está haciendo bien su trabajo.

Por tanto, un buen líder deberá introducir técnicas y mecanismos de motivación en la empresa, para conseguir no sólo unos mejores resultados en la consecución de objetivos, sino también optimizar la calidad del servicio prestado, crear un ambiente de trabajo positivo y contribuir al bienestar de los miembros de su equipo.

Cierto es que con las nuevas políticas desde el área de Recursos Humanos, cada día más en diferentes organizaciones estamos intentado motivar al empleado con nuevas medidas innovadoras y rompedoras, facilitar formación al empleado, incentivar a los trabajadores, ofrecer promociones internas, motivar las relaciones interpersonales, adecuar el puesto de trabajo al trabajador haciéndole sentir cómodo, pero el trabajo constante, más duro, es el diario de un responsable directo.